.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No es casualidad que los telcobanks hayan tenido un gran impacto en países considerados en vías de desarrollo o economías emergentes. Estas empresas, que ofrecen servicios financieros digitales y telefonía móvil en una misma solución, buscan democratizar el acceso de personas en situaciones vulnerables al sistema financiero.

Por ejemplo, la compañía M-Pesa, en Kenia, ha hecho lo que nadie en este territorio: permitir a los usuarios enviar y retirar fondos usando su teléfono celular, sin necesidad de tener una cuenta bancaria. De esta manera, durante los últimos 13 años, las personas con menos ingresos han podido realizar transacciones desde 40 mil puntos de venta de ese país.

Ver más: Bajar los costos operativos favorecerá la inclusión financiera de la región

Otro caso es el de Orange, empresa operadora de servicios múltiples que atiende a millones de personas en África, Medio Oriente y Europa. Esta plataforma ofrece un servicio desarrollado para telecomunicaciones y usos móviles. Su interoperabilidad ha sido clave para impulsar las transacciones de dinero móvil, reforzar la inclusión financiera y ayudar al desarrollo económico del continente africano.

En el contexto de Latinoamérica y México, Miio es el primer telcobank. Además de los servicios de telefonía móvil, ofrece una cuenta digital, cobertura médica y la posibilidad de acceder a créditos.

Esto se traduce en una inclusión financiera real, ya que permite que aquellas personas que pertenecen a un grupo vulnerable o se encuentra en el sector informal tenga la posibilidad de acceder a una cuenta bancaria.

Cómo beneficia la fórmula telco + fintech

La sinergia entre las industrias de telecomunicaciones y fintech puede tener un impacto profundo y coadyuvar en el aumento de la inclusión financiera si se ejecuta correctamente como en los ejemplos anteriores. La digitalización permite mejorar la experiencia del cliente al garantizar atención remota y reducir los procesos burocráticos.

Ver más: PyMEs argentinas y colombianas muestran gran crecimiento de sus negocios a nivel transfronterizo

“Las empresas de telecomunicaciones buscan incursionar en el mundo de los servicios financieros digitales con el fin de diversificar sus ofertas y satisfacer necesidades de un mayor número de usuarios. Esta industria cuenta con toda la infraestructura para proporcionar servicios digitales”, señala Modesto Gutiérrez, fundador y director de Miio.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2020, realizada por el INEGI, en México existen 88.2 millones de usuarios de telefonía celular. Es decir, el 75.5% de la población de seis años o más cuenta con un celular. El 91.6% de los usuarios de telefonía móvil cuentan con un celular inteligente y el 67.4% cuenta con conexión de WiFi y datos móviles.

Esto abre las puertas para que personas que no tienen acceso a servicios financieros, pero que sí tienen un teléfono celular, puedan encontrar una alternativa para satisfacer sus necesidades en los telcobanks.

Ver más: Google compra una fintech japonesa para desligarse de Visa y Mastercard

En este sentido, la alianza entre los dos sectores es benéfica para ambas partes. Los operadores de las telcos tienen la oportunidad de diversificar ingresos, mientras que las fintech significa escalar rápidamente al obtener bases con millones de clientes activos.

“La revolución tecnológica ha permitido colocar a las telecomunicaciones en el centro de todas las industrias, sobre todo a raíz de la pandemia. Este sector puede tomar ventaja de esta posibilidad y ver en la medida de lo posible que la innovación en lo digital logre uno de sus principales propósitos: alcanzar la democratización de los productos financieros para más personas”,  indica Modesto Gutiérrez.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO