COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los reportes de los usuarios del Galaxy Note 7 cuya batería explotó preocupa a Samsung. Y para evitar nuevas fallas, está trabajando en una actualización automática (llamada OTA, por las siglas Over The Air) que se liberará en los próximos días.

De este modo, la estrategia es limitar por software la capacidad de carga de la batería al 60 por ciento, lo cual permitiría mantener un nivel de energía “seguro” que evite cortocircuitos.

El plan de la compañía fue anunciado en un aviso publicitario en el Seoul Shinmun, el diario de mayor tirada en Corea del Sur. Samsung estaría trabajando con los operadores de ese país para llevar las actualizaciones a los usuarios.

“Es una medida para privilegiar la seguridad de los consumidores, pero nos disculpamos por causar estos inconvenientes”, indicó el mayor fabricante de smartphones a nivel global, aunque no detalló si la medida se imitará en otros mercados.

Por otro lado, la medida de Samsung tiene como objeto permitir el uso de los dispositivos antes de llamar a los usuarios a que cambien sus equipos. La empresa planea reemplazar los teléfonos con fallas a partir del 19 de septiembre.

Los próximos Note 7 ya vendrán con esta falla solucionada, por lo que sus baterías no estarán limitadas por software. La falla motivó que varias aerolíneas prohíban a los pasajeros viajar con sus equipos encendidos y provocó una baja en el precio de las acciones del gigante surcoreano.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO