COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La compañía modificó su estatuto en junio para adecuarse a la ley Argentina Digital, que le permite ofrecer TV bajo suscripción. El cambio fue avalado por el regulador.

El operador busca incursionar en el negocio de TV paga, un segmento que estaba vedado para los operadores telefónicos antes de la aprobación de la ley Argentina Digital, sancionada por el Congreso en diciembre de 2014.

La modificación de su estatuto social y la posterior autorización regulatoria le permiten al operador incursionar en el negocio de la TV por suscripción. Sin embargo, la regulación sólo le permite ofrecer video por redes cableadas, es decir IPTV en el caso actual Telecom, por lo que la entrada al nuevo negocio no se dará de inmediato, ni a escala masiva. Para ofrecer IPTV, el operador deberá adecuar su infraestructura de última milla, ya que el servicio requiere al menos de 10 Mbps -20 Mbps es lo aconsejable- para un servicio de calidad. En la actualidad, Telecom ofrece velocidades de entre 3 y 15 Mbps con tecnología ADSL. En total, cuenta con 1,8 millones de accesos de banda ancha.

Otra opción a la que podría recurrir la compañía es adquirir un operador de cable. Sin embargo, el mercado argentino no cuenta con muchas empresas de porte que ofrezcan CATV, con excepción de Cablevisión, Telecentro o Supercanal. En estos casos la inversión sería cuantiosa, siempre y cuando estén dispuestos a una venta. Los operadores medianos o pequeños se encuentran atomizados en el interior del país, lo cual, si bien no dejaría de ser una opción, resultaría en un negocio menor para Telecom.

La opción preferida por los operadores de telecomunicaciones para el despliegue de servicios de TV paga es la satelital (DTH), algo prohibido en la Argentina por regulación. Esta tecnología permite un rápido despliegue con una inversión muy menor en comparación con las opciones cableadas. De hecho Telecom la ofrece en Paraguay, por medio de Personal TV. Y varios operadores fijos y móviles en América Latina han optado por plataformas satelitales para ofrecer TV por suscripción. El objetivo es empaquetar servicios, es decir, una oferta convergente desde el punto de vista comercial.

La experiencia latinoamericana muestra que IPTV es una tecnología de nicho. Telefónica Vivo lo ofrece en algunos barrios de alto poder adquisitivo en San Pablo, Brasil. La compra de GVT en ese país podría darle al negocio una mayor dimensión. En Chile varios operadores ofrecen la tecnología, pero a escalas reducidas y muy focalizadas, lo mismo que en México.

Otra de las opciones de Telecom sería reconvertir sus líneas de cobre a fibra óptica a la casa del cliente o, al menos, lo más cerca posible para incrementar su oferta de ancho de banda. También aquí las inversiones serían de centenas de millones.

Más allá del lanzamiento del servicio, Telecom se encontraría con un mercado saturado. En Argentina la penetración de la TV paga ronda el 70% de los hogares y, al igual que en otros mercados, vive un continuo crecimiento de plataformas de video over-the-top (OTT), al estilo Netflix. De hecho, Telecom posee una: Arnet Play.

Para este año, la compañía prevé inversiones por ARS 10.000 millones (US$ 1.085 millones), de los cuales ha ejecutado el 47% al primer semestre del año. Gran parte se ha orientado al negocio móvil, con el pago del espectro radioeléctrico para ofrecer 4G y la instalación de la red para LTE, disponible en 18 ciudades de 15 provincias.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO