COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Bloomberg) La guerra comercial amplificó los llamamientos en Estados Unidos y en otros lugares para reducir la dependencia de China en cuestiones de bienes estratégicos. Ahora, los políticos prometen tomar medidas gracias a la pandemia del coronavirus.

La Administración Trump ha hablado sobre devolver las cadenas de suministro a EE.UU. desde China, e incluso planteó públicamente la necesidad de un grupo de naciones amigas en Asia que podría ayudar a producir bienes esenciales. El mes pasado, el presidente Donald Trump incluso dijo que Estados Unidos “ahorraría US$500.000 millones” si cortaba los lazos con China.

Donald Trump: “Podríamos cortar toda relación con China”

La Unión Europea le da la espalda a Trump

Los disturbios en Estados Unidos amenazan con “quemar” a Wall Street y a Donald Trump

No obstante, entrevistas con casi una docena de funcionarios gubernamentales y analistas en la región de Asia Pacífico muestran que cualquier esfuerzo más amplio para reestructurar las cadenas de suministro es poco más que una ilusión hasta el momento. Si bien los gobiernos presionan para ganar inversiones, como la fábrica de semiconductores de vanguardia de Taiwan Semiconductor Manufacturing planificada en EE.UU., no será fácil desmantelar un sistema atrincherado en un momento en que muchas empresas luchan por sobrevivir.

Economía: El comercio y la tecnología desatan una guerra fría ...

Lo más probable es que el virus acelere un cambio que ya fue impulsado por las fuerzas del mercado, ya que el aumento de los salarios y los costos en China durante la última década causó un éxodo de la fabricación de menor valor, en gran parte al sudeste asiático. Eso a pesar del deseo de algunos en la Administración Trump de comenzar a desacoplar las economías más grandes del mundo, a medida que Estados Unidos y China discuten sobre todo, desde el virus hasta las redes 5G y Hong Kong.

“La retórica se encuentra con la realidad, que es que muchas empresas tienen cadenas de suministro establecidas como son por razones muy sensatas”, dice Deborah Elms del Asian Trade Center, que ha visto un aumento de empresas que buscan asesoramiento sobre la reorganización para aumentar la competitividad. “Al salir del covid, va a ser aún más difícil mover las cadenas de suministro porque su flujo de efectivo es bajo, su personal está trabajando desde casa o regresando lentamente a la oficina y el clima comercial ha cambiado”.

La idea se ha puesto en marcha, al menos sobre el papel

Si bien la red de comercio mundial se mantuvo bastante bien en medio de los continuos confinamientos a medida que el covid-19 se extendía, el costo económico impulsó los llamados de los políticos a una mayor autosuficiencia y alternativas a China. El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, cuyo departamento anunció una Estrategia de Seguridad Económica el año pasado, mencionó en abril a Australia, Nueva Zelanda, Japón, India y Corea del Sur como países con los que Estados Unidos ha estado hablando sobre las cadenas de suministro.

Una de las bases de la nueva Estrategia de Seguridad Económica del Departamento de Estado es expandir y diversificar las cadenas de suministro que protegen a las “personas en el mundo libre”, según Keith Krach, un funcionario del Departamento de Estado que lidera los esfuerzos para desarrollar políticas internacionales relacionadas con el crecimiento económico.

Cómo inscribirse en la Feria de Cantón?

Krach dijo en abril que se crearía una llamada “Red de Prosperidad Económica” de aliados con ideas afines para productos críticos.

Las industrias incluirían productos farmacéuticos, dispositivos médicos, semiconductores, automotriz, aeroespacial, textiles y químicos, entre otros.

Pero la idea en este momento parece carecer de una base firme. El Departamento de Estado no tiene jurisdicción sobre el comercio, y los funcionarios de otros países asiáticos dijeron que no se estaban llevando a cabo conversaciones formales. Una persona cercana a la Administración dijo que Krach es propenso a promover públicamente grandes ideas que aún no se han convertido en políticas.

Aún así, otros gobiernos se están moviendo por su cuenta para alejar la producción de China, especialmente desde las interrupciones del covid. Esto incluye a Taiwán y Japón, que se encontraban entre los mayores inversores en la capacidad de fabricación de China en los primeros días.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO