Jack Dorsey, CEO de Twitter
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Twitter ha entrado en negociaciones para la adquisición de TikTok, la red social de moda en EE.UU. y a la que el Gobierno de Donald Trump considera una amenaza para la seguridad nacional del país.

El periódico The Wall Street Journal, que cita a personas conocedoras del asunto, apunta que por ahora no está claro si Twitter tratará de seguir adelante con una posible adquisición, en la que a priori iría por detrás de Microsoft, que lleva semanas negociando con ByteDance, el desarrollador de TikTok.

Trump anunció el mes pasado que vetaría a TikTok en EE.UU. después, admitió que vendería sus operaciones en el país a una compañía estadounidense.

Dura amenaza de China a Trump por TikTok

Trump impone condiciones a Microsoft para la compra de TikTok

Por qué TikTok quedó en medio de la pelea entre China y Estados Unidos

Desde el principio, la favorita para quedarse con TikTok es Microsoft, un gigante tecnológico al que la operación le haría competitivo en el sector de las redes sociales -rivalizaría con Facebook o YouTube- y le conectaría con el público más joven, que ha sido cautivado por TikTok. Microsoft hizo público su interés por la red social china a comienzos de mes y su consejero delegado, Saya Nadella, ha hablado de la operación con Trump, que al principio no la vio con buenos ojos y después pasó a admitirla como una posibilidad. La intención de Microsoft es adquirir las operaciones de TikTok también en Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Como una compañía más pequeña, Twitter tendría una oferta a largo plazo por TikTok, pero la plataforma de medios sociales cree que estaría bajo menos escrutinio antimonopolio que las grandes corporaciones como Microsoft, dijo el WSJ, citando a personas familiarizadas con las conversaciones. Aunque la valoración de las operaciones estadounidenses de TikTok no está del todo clara, los analistas la estiman en decenas de miles de millones de dólares, por lo que se cree que Twitter -con una capitalización bursátil de unos 29.000 millones- necesitaría apoyo de inversores para llevar a cabo la fusión.

Otro de los problemas con la operación es la exigencia de Trump de que haya un «peaje» para las arcas públicas de EE.UU. Lo anunció la semana pasada, cuando dijo que una cantidad «substancial» de la adquisición corresponderá al Tesoro de EE.UU. El otro obstáculo son las órdenes ejecutivas que el presidente firmó hace unos días contra TikTok y otra plataforma tecnológica china, WeChat. En ellas, establece la prohibición de que haya transacciones por parte de individuos o propiedad bajo jurisdicción de EE.UU. con ninguna de las dos compañías. La orden, que entrará en vigor en septiembre, tiene una redacción muy vaga y no deja claro cómo afectará a las operaciones de ambas compañías ni a sus intereses en EE.UU. WeChat, por ejemplo, tiene inversiones en compañías locales.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO