COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El contexto global ha puesto un reto importante al mundo empresarial, muchas firmas enfrentan problemas para mantenerse en línea con sus objetivos fijados a principios del año. Uber es una de las compañías que ha estado adaptándole a las condiciones y hoy lo vuelve a hacer al hacer una reorientación de sus ingresos para el segundo trimestre.

La compañía con base en San Francisco, California sabe que el impacto económico y social provocado por la pandemia de coronavirus COVID-19 aún no se puede evaluar por completo por lo que es pertinente mantener una visión de negocios acorde al comportamiento del mercado.

Uber Eats lanza programa de recompensas para sus repartidores

Uber sale a competir en el mercado financiero

“Uber for Transit”: grandes ciudades luchan por impulsar autobuses a pedido

Un ajuste de su perspectiva

En ese sentido, Uber publicó una nota en su sitio corporativo en la que retira su orientación financiera para 2020, en la que hace ajustes respecto a sus prospecciones de ingresos, reservas y pérdidas que podría reportar la firma en su informe financiero correspondiente al segundo trimestre.

De acuerdo con la compañía dirigida por Dara Khosrowshahi, los ajustes corresponden a que es “imposible predecir con precisión” qué tan grave será el impacto del coronavirus en sus resultados.

Al respecto, anticipó que sus ingresos para el primer trimestre de 2020 se reducirán de 17 a 22 millones de dólares y, a su vez, estiman un ajuste de entre 60 y 80 millones para el segundo trimestre. En ambos casos, son producto de las acciones y programas que impulsó la compañía para aliviar los efectos de la pandemia, “incluido un programa de asistencia financiera para conductores de Uber y repartidores”.

Sumado a ello, Uber prevé que también habrá una contracción de sus proyecciones derivado a la menor rentabilidad de algunas de sus inversiones minoritarias -Didi, Grab, Yandex.Taxi y Zomato-, es decir, estiman que las pérdidas del primer trimestre de la compañía aumenten de mil 900 millones 2 mil 200 millones, aunque subráya que esto es “sólo en papel”.

Pese a todo, muestra confianza

En su carta Uber expone que está consciente del contexto y de que todas las empresas en el mundo enfrentan con dificultades la incertidumbre provocada por el coronavirus, no obstante, está confiada en que resistirán.

Dada la naturaleza evolutiva de COVID-19 y la incertidumbre que ha causado a todas las industrias en todas partes del mundo, es imposible predecir con precisión el impacto acumulativo de la pandemia en nuestros resultados financieros futuros. (…) Como una de las plataformas de trabajo más grandes del mundo, seguimos creyendo que desempeñaremos un papel importante en la recuperación económica de las ciudades de todo el mundo. (…) El 7 de mayo, esperamos compartir más detalles sobre los pasos que estamos tomando para continuar fortaleciendo nuestra posición financiera y operativa, mejorar nuestra estructura de costos y apoyar a nuestras comunidades durante esta crisis”, señala en distintos momentos.

Es decir, anticipa que será el 7 de mayo cuando presente sus resultados, pero comunica que pese a todo el panorama, enfatizan en que están implementando acciones que no sólo ayudarán a que la empresa permanezca estable, sino que se posicionarán como un actor importante que estimule la economía en los distintos mercados en los que participan.

La postura ha dado un rendimiento positivo, los inversionistas saben que Uber tiene historial de mantenerse en números rojos, pero en esta ocasión tienen una impresión de que existe una estrategia de negocio clara que da mayores oportunidades a la empresa de mantener una línea ascendente hacia la rentabilidad.

Ejemplo de ello es que sus acciones subieron un 7 por ciento en valor previo a que se iniciaran operaciones en los mercados bursátiles y, ahora, ya con la jornada iniciada, mantiene una tendencia positiva ganando un 2.11 por ciento. Por ahora su valor de capitalización asciende a 47 mil 660 millones de dólares.

Para Uber hacer este ajuste es riesgoso, pero a todas luces parece atinado y, en gran medida responden a la estrategia que suele usar Apple. Cuando las cosas no marchan bien en los mercados internacionales, la de Cupertino suele ajustar a la baja sus previsiones de ingresos y ventas, esto con la confianza de que lograrán superar es barrera, a sabiendas de que esto en los resultados trimestrales y anuales suele tener un impacto positivo en los mercados bursátiles.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO