Dara Khosrowshahi, CEO Uber. Fotografía: UBER
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Renovarse o morir, asegura un viejo adagio. Eso es lo que parece estar haciendo Uber, un unicornio tecnológico que no obstante sigue operando con pérdidas, al introducir una serie de cambios en la interfaz de su aplicación móvil, en lo que parece ser un movimiento estratégico para desmarcarse de su competencia a la vez que erigirse como la empresa líder de su segmento.

Por principio, las aplicaciones para el servicio de transporte y el de comida a domicilio se fusionan en una sola, de modo que en la pantalla del móvil aparecerán dos pestañas, una correspondiente para Uber y la otra para Uber Eats, lo cual permitirá a los usuarios hacer uso de ambas al mismo tiempo si es que así lo desean.

No será el único cambio. De manera paulatina, a la nueva interfaz se irán integrando todos los servicios que ofrece la firma, que también ha incursionado en la renta de bicicletas eléctricas y scooters en distintas ciudades del mundo.

“Uber inició como una empresa de viajes compartidos en auto, sin embargo hemos evolucionado hasta integrar todo tipo de servicios, desde entrega de alimentos hasta bicicletas eléctricas”, detalló Dara Khosrowshahi, el CEO de la empresa, durante el evento celebrado en la sede de la compañía para anunciar esto cambios. “Incluso hemos integrado información del transporte público dentro de nuestra aplicación de Uber así como unos cuantos helicópteros”.

En lo relativo a la información concerniente al transporte público, en algunas ciudades los usuarios podrán consultar horarios, trayectos y alternativas de otros servicios de transporte público, así como alertas viales que podrían retrasar, acortar o condicionar su desplazamiento de un punto a otro. Asimismo, también se incluye una función que alertará de la presencia de vialidades para ciclistas.

Las innovaciones propuestas por Uber tienen lugar luego de unos meses turbulentos: tras haber lanzado su oferta pública inicial el pasado 13 de mayo, las expectativas creadas llevaron a algunos analistas financieros a especular que su valor como compañía alcanzaría los 100,000 millones de dólares. No obstante, sólo recaudó 8,000 millones de capital y su valor quedó tasado en alrededor de 90,000 millones. Poco después, fueron despedidos 400 empleados de la división de marketing en la mayor parte de los países en los que opera la empresa.

La gota que derramó el vaso llegó al presentar su informe de resultados correspondientes al segundo trimestre de 2019: las cifras ofrecidas carecían de correspondencia con las predicciones de los analistas bursátiles: 3,170 millones en ingresos por 5,240 millones en pérdidas, más el factor de disminución en el precio de sus acciones: –4.72 dólares por papel versus los –3.23 que se esperaban.

Por el momento, los cambios sólo tendrán lugar en Estados Unidos y en algunos otros países y ciudades. La promesa de Uber es uniformar los servicios en todo el mundo en el corto plazo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO