COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por Ignacio Perrone, gerente de investigación para América Latina en Frost & Sullivan

En una suerte de regreso a las fuentes, Cisco lanzó recientemente su nueva campaña “El puente a lo posible” (Bridge to Possible). Ese, junto al slogan “Imagine Intuitive” (difícil de traducir, aunque sería algo así como “imagina lo intuitivo”), fueron las anclas de los diversos mensajes durante el Cisco Live 2018, que tuvo lugar en Cancún a inicios de diciembre pasado. En este caso la nueva campaña es tanto una buena manera de volver a las raíces de la empresa, allí donde todo empezó (el puente ícono de San Francisco, la red, la idea de conectar a las personas), como también recordar y dejar bien en claro algo que con el tiempo se dio por sentado, pero que tal vez no todo el mundo veía, en especial los que conocieron a la firma más en los últimos años. De hecho, me sorprendió durante la presentación de la campaña en Cancún que algunos analistas más jóvenes no tenían claras las conexiones y referencias del logo. En definitiva, los mensajes simples son efectivos, aunque para los analistas en este tipo de eventos siempre hay una catarata de información que hay que digerir en poco tiempo. La idea entonces es compartir algunos de los puntos salientes.

Pero antes, un poco de contexto. Desde su nacimiento en 1984, Cisco es una de las principales compañías del ecosistema TIC. En su último año fiscal (terminado a final de Julio 2018), tuvo ingresos por 49,3 billones de dólares. Una muestra de su naturaleza cambiante es que un 74% de sus ingresos vienen de productos, con el resto originado en servicios. La región Americas, en la que por supuesto está incluida América Latina, fue responsable por casi el 59% de los ingresos.

Aunque Cisco ataca una gran cantidad de segmentos (me animaría a decir que no deja uno sin atacar), hay dos que se destacan. Los proveedores de servicios de telecomunicaciones y las grandes empresas. Para estos mercados siempre hay novedades importantes en Cisco Live, y esta no fue la excepción.

En un entorno en el que los operadores sufren presiones sobre su negocio y también tienen la necesidad de transformarse y abrazar la innovación, la visión de Cisco es ayudar a estos jugadores a operar una red segura, y también una nube segura. Manteniendo el foco en networking de escala masiva, la propuesta es ayudarlos a automatizar la red y ganar velocidad y eficiencia, reduciendo costos y simplificando.

A nivel de las empresas, las tendencias principales incluyen un aumento de la movilidad (Cisco espera que el tráfico móvil crezca 7 veces hasta 2021), una creciente adopción de la nube e Internet de las Cosas así como una preocupación constante por la seguridad. Para todos estos temas hay respuesta desde Cisco. Aquí es donde entra la “red intuitiva”. Desde tener visibilidad sobre el tráfico y los patrones de las amenazas para garantizar la seguridad, hasta la gestión de entornos multi-cloud y el rol de SD-WAN, pasando por la automatización para hacer frente a la explosión que implican la movilidad y IoT así como el uso de machine learning para entregar una excelente experiencia del usuario, Cisco no quiere dejar nada librado al azar.

Quedan muchos meses antes del próximo Cisco Live, que será la oportunidad de hacer un chequeo y ver cómo se avanza hacia los objetivos, pero dado que la empresa ha exhibido en el pasado una enorme fortaleza a la hora de ejecutar sus estrategias, se pueden anticipar progresos seguros.

Aunque difícilmente veamos a Cisco emular a Gertrude Stein (con su “Rosa es una rosa es una rosa es una rosa”) en una futura campaña, está claro que, mientras las cosas continúan cambiando a pasos acelerados, la red se mantiene en el centro.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO