COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La gran novedad de ZTE es la autenticación biométrica basada en los ojos para su smartphone Grand S3. Esta autenticación utiliza la cámara para mapear los vasos sanguíneos en la parte blanca de los ojos, un mapa que es diferente en cada ser humano y que no cambia con la edad ni otros factores como el estrés.

Gracias a esta tecnología, el usuario no necesita utilizar claves de ningún tipo para asegurar su equipo; solo tiene que sostener el teléfono y mirarlo mientras una línea verde se mueve para desbloquearlo. La configuración de esta medida de seguridad requiere mirar la cámara durante alrededor de un minuto.

Esta característica diferencia el Grand S3 de otros equipos que utilizan las huellas digitales para validar el ingreso del usuario y lo haría más seguro, ya que un ojo es más difícil de falsificar que una huella dactilar y debido a los algoritmos desarrollados por la empresa, el teléfono se daría cuenta si no está escaneando una persona real. En el futuro, la compañía planea utilizar esta tecnología en sus nuevos equipos, mejorar aplicaciones y soluciones de pago seguras.

El Grand S3 tiene un procesador quad-core de 2.5GHz, 3GB de RAM y 16GB de memoria expansible mediante tarjetas microSD, Android 4.4 y una pantalla full HD de 5.5 pulgadas. La cámara trasera es de 16 MP y la delantera, que se utiliza para el escaneo ocular, es de 8 MP.

Aunque ya está a la venta en China desde mediados de enero, llegaría a Estados Unidos en el último cuatrimestre de 2015.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO